Podemos salvar al zoológico del coronavirus



Aún recuerdo ese día. Yo tenía 9 o 10 años, ciencias naturales era una de mis materias favoritas de la escuela y, como no tenía mascotas, siempre había tenido una fascinación por los animales silvestres. Luego de todos estos años, aún recuerdo el sonido del rugido de los leones, que se escuchaba antes de llegar a su recinto. El día que conocí el zoológico de Quito fue de los más emocionantes de mi niñez y mi fascinación por este lugar continúa hasta el día hoy.


Por eso, siempre suelo sentir como personal cuando -por factores externos- el zoológico se ve obligado a cerrar sus puertas, cortando así su principal fuente de financiamiento: las entradas de la gente. Ese es el motivo de este artículo. Es, casi, una carta de amor al zoológico y un pedido de ayuda al mismo tiempo.


Cuando llegan estos días de crisis, el zoológico pide donaciones para continuar cuidando de los animales que tienen su hogar en este espacio. Conversé por teléfono y whatsapp con funcionarios del zoológico, para poder contarles de mejor manera 2 cosas: por qué el zoológico de Quito es importante para la ciudad y el país, y por qué donar es importante.


Empecemos por lo obvio: el zoológico de Quito NO ES una “cárcel para animales”, sus 600 animales son rescatados y se quedan ahí cuando la reinserción en su hábitat no es posible; cientos de animales heridos por la cacería o la domesticación llegan a este lugar para ser atendidos y varios de ellos son reubicados en refugios o devueltos a la vida silvestre. Solo en 2020, 26 animales han llegado a su clínica para recibir atención.


El Zoológico de Quito ha participado en proyectos metropolitanos y nacionales de conservación, como Quito tierra de osos, el programa del tapir de montaña en el parque nacional Cayambe-Coca y es miembro fundador del grupo nacional de trabajo del cóndor andino. Es tan importante su trabajo de conservación, que 5 cóndores han nacido en el lugar, dos de ellos hoy vuelan en los andes de Imbabura y Pichincha, mientras que los demás siguen siendo parte de los programas de investigación para reproducción en cautiverio.


Mientras dura la crisis, los zoo cuidadores y veterinarios continúan con sus jornadas con normalidad, pero su labor se ve afectada por la falta de insumos tanto para las labores básicas de alimentación o mantenimiento como para aquellas más complejas de atención médica veterinaria.


El Zoológico de Quito lleva más de 20 años aportando a la ciencia y la educación de la ciudad. Alrededor de 4000 niños y niñas lo visitan cada mes para aprender a la importancia de conservar nuestra fauna silvestre. La institución ha salvado la vida de cientos de animales que nunca debieron ser mascotas, ha sumado cóndores a nuestro cielo y cuidado de los osos de anteojos en nuestras montañas, ha hecho tanto por nuestro ecosistema que ahora que tenemos la oportunidad de retribuir con algo, estamos casi obligados a hacerlo. Estaremos en aislamiento social por un buen rato, así que esos 5 o 10 dólares que podrías haber usado para un café o en un six pack para alguna fiesta, considera donarlos al zoológico de Quito, sus animales lo agradecerán. Los datos para donar los encuentras a continuación.


El Zoológico recibe donaciones de efectivo con los siguientes datos:


Nombre: Fundación Zoológica del Ecuador

Cuenta corriente: N° 3037077804 Banco Pichincha

RUC: 1791285972001

Correo: vheredia@quitozoo.org


397 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo